Bodegas Pago de los Capellanes

La bodega Pago de los Capellanes de la D.O Ribera del Duero. Viñedos 100% de la variedad Tinto Fino o Tempranillo, la uva autóctona de la Ribera del Duero. En los viñedos se obtienen unos 5.000 kg de uva por hectárea, muy por debajo de los 7.000 permitidos por el Consejo Regulador. Esta producción reducida permite el estricto control de la calidad del producto. Los viñedos están divididos en 35 parcelas; el fruto de cada una de ellas, se elabora por separado. Durante los meses previos a la vendimia, se realizan controles diarios de muestras en cada parcela, cogiendo uvas por la mañana y por la tarde, analizando la evolución de los racimos, prensando cien bayas de cada para elaborar con una màxima calidad, los vinos de las bodegas Pago de los Capellanes.

Bodegas Pago de los Capellanes se encuentra a un kilómetro de Pedrosa de Duero, pueblo que en el siglo XIV albergaba una parroquia en la que los capellanes ofrecían misas a cambio de pequeñas parcelas de terreno. Con el tiempo, las microparcelas se acumularon reuniendo un extenso pago que la desamortización de Mendizábal (1855) devolvió al pueblo. Los habitantes de Pedrosa siguen llamando a estas tierras el Pago de los Capellanes.

Durante los meses previos a la vendimia se realizan controles diarios en la viña y la crianza se lleva a cabo en una bodega subterránea a 10 metros de profundidad. Tampoco la elección del roble para la crianza es azarosa, en Pago de los Capellanes se trabaja con 22 tipos distintos de roble francés, cuyas duelas secadas al aire libre y posteriormente tostadas ayudan a envejecer el vino de manera elegante y progresiva.

MOSTRAR FILTROS

Mostrando los 2 resultados