Vinos

El vino.

Es una bebida obtenida de la uva, mediante la fermentación alcohólica de su mosto o zumo.​ La fermentación se produce por la acción metabólica de levaduras, que transforman los azúcares naturales del fruto en etanol y gas en forma de dióxido de carbono.

El azúcar y los ácidos que posee la fruta son suficientes para el desarrollo de la fermentación. No obstante, el vino es una suma de factores ambientales: clima, latitud y altitud, horas de luz y temperatura, entre varios otros. ​ Aproximadamente un 66 % de la recolección mundial de uva, se dedica a la producción vinícola; el resto es para su consumo como fruta​.  A pesar de ello el cultivo de la vid cubre tan solo un 0,5 % del suelo cultivable en el mundo.

El cultivo de la vid se ha asociado a lugares con un clima mediterráneo no en vano, la mitad de la producción mundial de vino la concentran tan solo 3 países mediterráneos: Italia, Francia y España.

Se da el nombre de «vino» únicamente al líquido resultante de la fermentación alcohólica, total o parcial, del zumo de uvas, sin adición de ninguna sustancia.

El conocimiento de la ciencia particular de la elaboración del vino se denomina enología.

Los vinos con poca graduación alcohólica se llaman “flojos” y los con mucha graduación alcohólica “generosos”.

Los vinos se conservan mejor si tienen una graduación alta. Por debajo de los nueve grados los vinos se estropean al cabo del año.

El vino a veces suele destilarse lo que da lugar a otro tipo de bebidas con una mayor concentración de alcohol. Un caso de bebida es el brandy que se elabora a partir de la destilación de vinos específicos. Los aguardientes como el pisco son elaborados a partir de los destilados del vino. En algunos casos los propios aguardientes se emplean en la elaboración de otros vinos, como en el caso de los vinos fortificados. Un porcentaje de los vinos se dedica a la elaboración de vinagres de diferentes tipos.

Abrir chat